El onboarding es el proceso por medio del que los nuevos empleados se incorporan a la empresa, y va mucho más allá de un proceso de inducción.

Se ha comprobado que un onboarding exitoso acelera el tiempo de adaptación del nuevo empleado, incrementa la eficiencia en su día a día y logra una integración del nuevo elemento dentro de la cultura organizacional. Todo esto fomenta el incremento del compromiso organizacional, mejorando la tasa de retención y reduciendo los costos de rotación.

Te compartimos 6 tips para implementar exitosamente un programa de onboarding:

1. Ofrece una experiencia positiva desde el momento en que llega el colaborador. Comparte la llegada del nuevo miembro de la empresa con todo el personal, desde vigilancia o recepción permite que le den la bienvenida a su primer día de empleo y estén preparados con sus accesos. Gestiona que ya cuente con un espacio asignado de trabajo, equipo de cómputo y contrato laboral.

2. El primer día es un gran reto para el nuevo compañero, gestiona que el jefe directo separe el día para apoyarlo. Comparte los KPI´s del puesto y permite que conozca a detalle lo que se espera de el y cómo será medido. De acuerdo a estudios recientes, una de las principales causas por las que los empleados no obtienen buena evaluación de desempeño es debido a que no saben cuáles son las funciones y los resultados con los que serán medidos. Aprovecha el inicio en la empresa para que los conozca.

3. Presenta al colaborador con su equipo de trabajo. Esto es vital para que se pueda iniciar a crear vínculos entre el personal. Identifica las áreas con las que se relaciona y presenta al nuevo miembro del equipo con cada una de ellas. Comparte información sobre su llegada, para que el personal esté preparado y pueda sentirse apoyado desde el inicio.

4. Invierte tiempo y recursos en capacitación e inducción. No tienes que invertir grandes cantidades de dinero en capacitación, dentro de la empresa puede desarrollarse contenido de valor, con personal altamente calificado, que pueda apoyar al logro de objetivos del personal. Mediante una comunicación continua, identifica qué motiva al nuevo compañero, y alinea su propósito y el de la empresa. Hemos comprobado que cuando el empleado tiene alineado su propósito personal al de la empresa a la que pertenece, incrementa considerablemente su eficiencia y crea un sentido de lealtad.

5. Asigna a un compañero para que sea su guía y apoyo. Este esquema comúnmente se le llama “Buddy” y se elige entre los miembros del personal, por aquellos que destacan en cuanto a desempeño y que viven activamente la cultura y valores de la empresa. El “Buddy” acompaña al nuevo empleado por un período de tiempo que puede ir desde una semana hasta unos meses, y se aseguran de que la experiencia sea agradable y enriquecedora. Mostrando desde las instalaciones, acompañándolo a comer, presentándole al personal, y apoyándolo en dudas en cuanto a procesos internos.

6. Involucra a la familia del nuevo empleado. Un cambio de empresa es una situación que afecta no solo a quién se integra a la empresa, si no también a su familia. Envía un correo o carta en el que la empresa les de la bienvenida, y los haga sentir tranquilos de que este cambio será positivo.

¿En tu empresa ya aplican este proceso de onboarding? Cuéntanos aquí como lo implementan.